martes, 4 de diciembre de 2012

El ORIGEN DE LA NAVIDAD Tercera Parte

El ORIGEN DE LA NAVIDAD Tercera Parte

    En Babilonia el cumpleaños de Tammuz era celebrado en esta época del invierno con grandes fiestas, celebraciones y borracheras igual que se celebra hoy en día.

     La vieja celebración se dispersó y llegó a ser una costumbre tan arraigada en la Roma Y Grecia paganas en los días de los bárbaros teutónicos, como en las épocas remotas de la civilización egipcia y en todas partes este periodo era siempre celebrado con fiestas y regocijos.

     Cuando este Festival de Invierno llegó a Roma, era conocido como la Saturnalia. Saturno no era más que otro nombre de Nimrod o Tammuz, como el dios escondido. Esta fiesta era la más vil, inmoral y degenerada que tanto desprestigió a Roma. Era una época de libertinaje y borrachera, cuando todas las restricciones de la ley eran puestas a un lado. Fue de esta misma fiesta romana de la que se tomó la celebración del nacimiento de Cristo y que pasó a la Iglesia Católica Romana hasta la presente civilización.

     Es algo conocido que la mayoría de nuestra relación con la temporada de Navidad y la fiestas, es el dar regalos y el sentimiento de amistad, lo cual no es más que una herencia del Festival de Invierno Romano procedente de la Saturnalia, que proviene del paganismo. Tertuliano menciona la práctica de intercambiar regalos en esta temporada como parte de La Saturnalia romana. Cuando este festival fue adoptado por la Iglesia Romana, también se adoptó esta costumbre. De ese modo trataron de hallar alguna similitud entre el paganismo y la religión cristiana, los líderes de la Iglesia Romana. Se dijo que era en recuerdo de los dones que los magos presentaron a Jesús niño, el intercambiar regalos. Pero no es así. Los magos no intercambiaron regalos entre ellos, sino que dieron sus regalos a Jesús, el nacido Rey de los Judíos. (Era una costumbre oriental el presentar regalos al estar ante un Rey).

     Pero esos regalos no eran regalos de nacimiento. Cuando los magos llegaron fue mucho después del nacimiento de Jesús. Para esa época, ya vivía Él en su casa (Mateo 2:9-11) y no en el establo. Obviamente los regalos de los magos no eran regalos navideños, todo esto está falto de fundamento bíblico y claramente identifica nuestras costumbres de hoy con los de la Saturnalia de la Roma Pagana. La Roma pagana cuyos rituales y religión se fundamentaba en todos los ritos paganos de la Antigua Babilonia….

     El 25 de diciembre no nació Jesús, sino Tammuz el hijo de NIMROD y SEMIRAMIS...los fundadores de la Antigua Babilonia…

     La Historia Universal enseña con respecto a la antigua Babilonia que existió en dicha cultura una jovencita muy hermosa, tan grande era su belleza que el historiador Alexander Hislop en su libro “Las dos Babilonias” cuenta una anécdota refiriéndose a SEMIRAMIS (nombre de esa mujer hermosa) dice que un día hubo un disturbio grande en la ciudad, entonces llegó SEMIRAMIS y el disturbio cesó porque todos quisieron verla y admirar su belleza. No podemos omitir el nombre de un personaje en la historia de la vida de Semiramis: NIMROD.

     Después del diluvio en que Noé y su familia se salvaron, la tierra volvió a poblarse. En aquel tiempo, dice la Biblia en Génesis 11: 1-9 todo el mundo hablaba el mismo idioma. Cuando salieron de la región oriental, encontraron una llanura en la región de Sinar y allí se quedaron a vivir. Fue en esta tierra de Sinar que la ciudad de Babel fue construida y esta tierra se llegó a conocer más tarde como Babilonia y aún más adelante como Mesopotamia. (Hoy en día Irak). En esa región los ríos Tigris y Eufrates habían almacenado ricos depósitos de tierra que podían producir grano en abundancia. Sin embargo, existían ciertas desventajas, las cuales tenían que afrontar las gentes que habitaban esa tierra, la cual estaba sobre poblada de animales salvajes, los cuales eran un peligro constante para su seguridad y paz. En el Libro de Éxodo 23:29-30, Dios le promete a su pueblo Israel, darle todas estas tierras a cambio de que ellos no se contaminen con la adoración de los dioses babilónicos.

     Obviamente los hombres necesitaban un líder que les proporcionara paz y seguridad contra todas las desventajas de esta tierra, sobre todo, alguien que los librara de esos animales salvajes, cualquier persona que pudiese proporcionarles protección contra estas bestias salvajes recibiría gran clamor de parte de su gente.

     Y así en este punto, un hombre grande y poderoso, cuyo nombre era NIMROD, apareció en escena. Nimrod era uno de los biznietos del patriarca Noe….

fuente               >>Cuarta parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada